Pocas veces es fácil. La verdad es que lo habitual de inicio son las complicaciones, incidencias y factores sorpresa, y mi labor es que desde fuera al cliente le parezca fácil, porque estoy para solucionar. También digo “de inicio” porque a notaría debemos llegar con todo solucionado.

Esta operación venía con una carga de mala gestión , la venta la llevaron varias agencias que llegaron, hicieron fotos y a publicar.

Cuando me presentaron a los vendedores y les expliqué todo lo que había que hacer antes de ponerlo en el mercado se asustaron “esa documentación no me la ha pedido nadie”, “a nosotros nos gusta así y tenemos que vivir aquí” y “¿exclusiva?”.

Un mes después me llamaron “dinos que tenemos que hacer para que trabajes con nosotros”

Y empezamos, mes y medio después salió al mercado y al poco el coronavirus y confinamiento. El primer día de desconfinamiento conocí a una bonita pareja, buscaba vivienda. 17 de julio, hemos escriturado.
Vendedores felices. Compradores felices.

Yo, pletórica.

Empecemos por las imágenes “anteriores”

Imágenes con las que se estaba “promocionando” la vivienda en los portales gracias “al trabajo” de otra agencia.

Era evidente que necesitaba atención, ser escuchada y preparada.

La presentación en internet es super importante, tanto como al abrir la puerta. Arreglar, vestir, poner guapa y fotografíar todo por profesionales es parte del buen camino. El amor está en el aire y apetece ser el nido, el nuevo hogar. Los fotos enganchan o crean rechazo. ¡Cuidado! las fotos deben ser reflejo de la realidad. Nadie está para perder ni hacer perder el tiempo.

Y un final feliz para una familia ha sido un comienzo para otra….

Los comentarios, las reseñas, las sonrisas, las recomendaciones, lo dicen todo.