Caso real inmobiliario, ver por ver


Hay momentos de rabia y de impotencia por educación.

Este es un caso real de ayer mismo.
Visita a una vivienda en el ensanche de 200 m2, precio muy interesante.
Mientras espero con mi visita, italiano, inversor, filtrado, conocedor de los procedimientos y de con quién está trabajando (yo), llega un joven…dice que viene a ver.

Que le avisaron que era un piso que no duraría en el mercado pero que él viene a ver.
Esto de ver por ver, lo llevo mal, y desde luego le pregunto que busca, su capacidad económica, …y si el piso le gustara si podría señalizarlo.

Me dice que él quiere ver.

Le explico el compromiso de los profesionales con los clientes vendedores que es llevar a su vivienda a compradores.. ver por ver, hay revistas, webs

Esta conversación delante de mi visita, potencial comprador, con el que ya tuve está conversación hace días.
El joven dice que a él le engañaron una vez.
Pregunto que cómo fue.
Cuenta que vió un piso, le encajaba, envió al tasador y cuando el banco le respondió llamó al propietario.
_ ¡Sería a la agencia! – Exclamo yo.
_ No, al propietario. Y me dijo que lo había vendido por 10.000 más de lo que yo le ofrecí.
– Entonces, te sentiste engañado pero no por un inmobiliario, sino, por un particular.
_ Sí, me engañaron.
_ ¿te devolvió la señal?
_ No dí señal. A mi no me pidió nada.

– La situación debió ser desagradable, te sentiste engañado. Me alivia saber que no fue un compañero inmobiliario y me apena que sin saber los procedimientos la gente se arriesgue por su cuenta. Y me apena más que se ensucie injustamente esta tarea nuestra. Corriste un riesgo y perdiste. Lo mismo que si yo decido hacerme un traje cuando no sé coser. Me arriesgo y todo puede pasar.

Todo el que compra y vende no necesita a un profesional inmobiliario.

Tiempo inmobiliariaNos necesita el que necesita asesoramiento, el que no tiene tiempo, el que desconoce la zona,…cuando es una herencia, por ejemplo, nos necesitan para evitar roces, enfrentamientos entre familiares. Nos necesitan en muchos casos y en otros no.

Y para el que aburrido va “a ver por ver” tenemos revistas y web; nuestro compromiso y el tiempo de todos es valioso.

¡cuidado con los ladrones de tiempo! ¿eres un ladrón de tiempo? ¿te roban el tiempo?

By | 2018-06-01T19:01:06+02:00 diciembre 3rd, 2016|Sector inmobiliario|4 Comments

4 Comments

  1. […] a quien vas a invitar a ver tu casa. La seguridad personal tuya y de los tuyos es lo primero. Las visitas. La impuntualidad es un tema terrible. Piensa que cuando empiecen las visitas vas a escuchar de […]

  2. Fernando G. Erviti 6 diciembre, 2016 at 09:37 - Reply

    Hay que seleccionar a la gente con la que tratamos y evitar la gente tóxica.

  3. CHARO FRONTERA FERNANDEZ 4 diciembre, 2016 at 23:14 - Reply

    Por desgracia hay muchos “ver por ver” y el primer culpable es el profesional que lo permite, generando de esta manera un hábito en el cliente comprador.
    Empecemos a trabajar bien, gracias a ti por hacer una buena reflexión.

  4. Antonio 4 diciembre, 2016 at 08:57 - Reply

    Gracias Begoña. Las experiencias siempre son interesantes y enriquecedoras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.