Ruta de los oficios del gusto

Exterior de la pastelería Escribà. (Imagen M.A.S.)

Exterior de la pastelería Escribà. (Imagen M.A.S.)

Catalunya ha estado sempre vinculada a los oficios gastronómicos con marca de artesanía alimentaria.

Chocolateros: desde que el cacao llegó a España en 1527, está presente en la cultura culinaria. Hoy muchos maestros chocolateros han reinventado el cacao. Enric Rovira es un joven talento en el arte de trabajar el chocolate, con las famosas bómboles (fruta seca cubierta de chocolate), las colecciones Barcelona (con diseños inspirados en los pavimentos de Puig y Cadafalch y el mosaico de Gaudí) y Concept. También Oriol Balaguer, que ofrece en la tienda obrador una gran variedad de extraordinarios postres. La familia Escribà es famosa por las «monas» y el tronco de Navidad. En Bordils se encuentra Can Xapa; en Mataró, Claudi Uñó; en Lleida, la pastelería Prats; en Castellterçol, la pastelería Miró, y la Roca en Ripoll. También destaca el Aula Chocovic, en Gurb, o el restaurante-escuela Espai Sucre, de Barcelona.

Panaderos: hay pocas panaderías que trabajen artesanalmente. Algunas están en los Pirineos, como la Fleca de Ger; en Lleida, como el Forn Serra, o en Hostalets d’en Bas, Rupià y Sant Boi de Lluçanès. Pero la cita ineludible de las cocas es FiraCóc, en Tàrrega.

Chacineros: la industria cárnica abarca desde el gran industrial hasta el chacinero. Se pueden encontrar tocinerías con embutidos de calidad en el Berguedà, la Garrotxa, el Empordà… En Embotits Vilarrassa, en Olot, por ejemplo, crían ellos mismos los cerdos. En Casa Badia, en Tremp, tienen embutidos tradicionales del Pallars, como el xolís o la girella. Una buena oportunidad para probarlos son las muestras de Puig-reig y de Bescanó.

Bacaladeros: en Cuaresma, una de las comidas típicas era el bacalao, que ha ampliado el recetario: con patatas, con arroz, con sanfaina, «a la llauna», en brandada, en tortilla, etc. En Barcelona está la Bacallaneria Gomà, la Bacallaneria Tarrés y la Casa del Bacalao.

Cuchareros: la madera del boj es la mejor para la cocina, sobre todo para cucharas de madera. Desde hace años se fabrican en diferentes lugares del país, sobre todo en la Garrotxa. En Tortellà aún hay varios establecimientos donde se puede ver trabajar a los cuchareros y comprar utensilios de madera de boj y de haya.
Mariscadores en el Delta: Catalunya ocupa el segundo lugar en la producción de moluscos y en la cría de animales acuáticos, y donde más se producen es en el delta del Ebro. En las zonas del Goleró, el puerto del Fangar y en la desembocadura o en les salinas, se puede ver a los mariscadores trabajando.

En Todos los Santos, castañas: en otoño, vuelve el oficio de cocer y vender en la calle castañas y otros productos de la estación. Se instalan en un quiosco de madera con la tostadora, la sartén de hierro y los cucuruchos de papel de periódico.

By | 2018-06-01T19:02:01+02:00 marzo 15th, 2013|Delicias del Paladar|0 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.